miércoles, 30 de noviembre de 2011

LA NUEVA REFORMA LABORAL EN 10 ETAPAS



1. La CEOE presenta su propuesta. Los sindicatos la rechazan por inaceptable.

2.Los sindicatos presentan su propuesta. La CEOE la rechaza por no ser lo que el país necesita.

3.Rajoy les pone un ultimátum.

4. El diario La Razón publica en su portada que los sindicatos proponen trabajar menos y cobrar más. El diario Público publica que la CEOE plantea abaratar aún más el despido. CEOE y sindicatos niegan ambas cosas aunque ambos saben que ambas son ciertas.

5.Zapatero se descojona, mientras Urdaci sigue practicando, pero nada, no hay manera, solo le sale entera la palabra “comisiones”…

6.En los mercados de futuros aparece un nuevo valor: Días de despido por año que se pagarán en la nueva Reforma Laboral española.

7.La CEOE le dice a Rajoy que ya se han cansado del paripé y que venga, que lleve al congreso lo que habían hablado.

8.En el congreso todos los diputados del PP votan a favor menos uno, que dice que es una reforma bolchevique. UPYD se abstiene y Amaiur vota a favor para que se jodan los putos españoles, que ellos ya harán la suya para el 2015.

9.Los sindicatos convocan una huelga general para el 2036, año en que se cumplen 150 años del 1º de Mayo de Chicago. No obstante, y aunque corre el 2012, los convocantes afirman que el seguimiento ha sido del 83% mientras fuentes policiales afirman que el único que no trabajó ese día fue Kaká.

10. La Comisión europea, el FMI y un tal Van Rompuy que nadie tiene claro quién es, piden a Rajoy profundizar en las reformas, incluída la laboral. Angela Merkel declara: “Eeeee, qué? Es que no estaba atento, perdón, atenta…”

lunes, 4 de octubre de 2010

AFORISMO 12


Todos nos creemos con todos los derechos del mundo. Salvo uno, el derecho a defenderlos.
Este habilmente se lo cedemos a otros,a los que ademas exigimos aquello de lo que nos disculpamos a nosotros mismos.

domingo, 10 de enero de 2010

Los ejes de mi carreta


Porque no engraso los ejes
me llaman abandonao
Si a mí me gusta que suenen
pa qué los quiero engrasar

Es demasiao aburrido
seguir y seguir la huella
demasiao largo el camino
sin nada que me entretenga

No necesito silencio
yo no tengo en qué pensar
tenía, pero hace tiempo
ahora, ya no pienso más.

Los ejes de mi carreta, yo no los voy a engrasar

Atahualpa Yupanqui



martes, 27 de octubre de 2009

AFORISMO 11



Toleramos mejor la injusticia que el hambre. Por tanto no hara falta más que la amenaza de que nos quiten el plato de lentejas para que aceptemos una injusticia, aún cometida sobre nosotros mismos.





lunes, 16 de marzo de 2009

Aforismo #9


Quien se dedica a algo solo por dinero no podrá hacerse nunca rico, pues el dinero es la más pobre de las razones.



jueves, 5 de febrero de 2009

¡Locos del mundo, imaginad!


Que el presidente de un gobierno socialista pida a los ciudadanos que consuman es una contradicción tan manifiesta, que indica que el mundo definitivamente se ha vuelto loco.
Desgraciadamente, no queda imaginación, ni locos capaces de traer un poco de cordura.



martes, 2 de diciembre de 2008

INCIDENTE



Se dedicaba a la pintura. La noche del primer encuentro me despertó mucho interés, así que traté de que hubiera más. Sin embargo, después de soportar muchos desaires por su parte, comprendí que cuanto antes la olvidara mejor. Confieso que no me costó demasiado, y quizá crecido al darme cuenta de ello, me atrevía a mostrarme yo mismo desairado con ella cuando esporádicamente aparecía.

Una noche, después de algún tiempo sin verla, inesperadamente, apareció. Fue una noche en que yo estaba tomando unas copas en un bar con mis amigos y con una mujer con la que hacía poco tiempo había empezado una nueva aventura. Ésta última, charlaba animadamente con el resto del grupo, mientras yo me había quedado un poco apartado con mi copa en la mano izquierda y un cigarro en la derecha, observando a la gente junto a la puerta del baño femenino. Y entonces la ví, acercándose hacia el baño cuya puerta yo parecía custodiar.

Yo ya tenía perfectamente preparada la actitud fría con que abordaría el encuentro que irremediablemente se iba a dar. Ella seguía caminando hacia el baño, hacia mí. Ya estaba lo suficientemente cerca como para no poder fingir no verla y, acorde a lo que la buena educación aconseja, saludarla. Eso sí, con un escueto “hola”.

Y justo entonces, como de la nada, la mujer con quien había empezado a salir, poco menos que se avalanzó sobre mí desde mi izquierda, para decirme algo que desde luego no era nada urgente, motivo por el que quizá ahora ni siquiera recuerdo qué era... La irrupción fue tan súbita y violenta que obligó a la pintora a echarse a un lado para repeler el “ataque”, con expresión de perplejidad en los ojos. Se metió en el baño sin que fuera posible ni si quiera el “hola”.

El hecho parece insignificante, pero tiene su gracia y su importancia. Pues con aquel incidente, es muy posible que la mujer a la que pretendía yo devolver desaires, sacara paradójicamente como conclusión que estoy loco por ella. Pudo percibir casi literalmente en sus propias carnes que la otra mujer que así reclamó mi atención, veía en ella una amenaza (nada como una mujer para interpretar los gestos de otra). Y si así era, pensaría, pues sería por algo.

Y lo mismo opino yo: Por algo sería. Así que el incidente me hizo dudar si verdaderamente la pintora me era tan indiferente. Porque a pesar de lo que yo creyera sobre lo olvidada que la tenía, ¿quién soy yo para contradecir a una mujer cuando ve en otra una amenaza para retenerme? ¿Quién soy yo para meterme en cosas de mujeres?

martes, 25 de noviembre de 2008

SOLO SE VIVE UNA VEZ

A Carlos le resultó atractiva desde el día que su mujer se la presentó. Ana no era ese tipo de mujer explosiva con la que los hombres fantasean, pero tenía algo que a Carlos le despertaba un fuerte deseo y, de un tiempo a esa parte, tras unas cuantas de esas cenas todos juntos, también cierto cariño.

Esa noche la cena era en casa de Carlos. Su mujer se había esmerado mucho en la preparación del menú, y la velada fue especialmente agradable. Luis, como de costumbre, estuvo gracioso y bromeó sobre su divorcio. Parecía resultarle terapeútico, y los demás se divertían mucho con su sarcasmo antimatrimonial. Mientras Carlos y Ana, una vez más, acabaron un poco al margen del grupo charlando sobre cine, que tanto les gustaba a ambos.

Se hizo tarde. En la calle, comenzó a llover intensamente. Ana había venido andando, y no vivía en el centro como el resto. Así que Carlos se ofreció a acercarla a su casa. Los demás se despidieron y se marcharon, salvo Luis, que se quedó a ayudar a la anfitriona a recoger la cocina.

Llegaron a casa de Ana. Carlos apagó el motor, y mirando a Ana para despedirse, apoyó su mano sobre la palanca de cambio. Ana se quedó mirándole, mientras sonreía. Temerosa, puso su mano sobre la de Carlos. A Carlos le atravesó un escalofrío. Estaba sorprendido. Y la deseaba tanto...Pero estaba casado, y verdaderamente quería a su mujer. Sin embargo, ante la invitación de Ana a subir a su casa, Carlos repentinamente tuvo como una visión de él mismo y su mujer, ancianos y decrépitos, y le asaltó una especie de terror a no disfrutar de más belleza que la de su mujer, y como una nostalgia de esa especial sensación del encuentro primero, y finalmente se dijo: "Bueno, solo se vive una vez".

Laura estaba enjuagando los platos en la pila. Luis que venía del salón ya simplemente para despedirse, se quedó mirándola. Desde el instituto, siempre le había parecido que era la más guapa, y durante un tiempo fueron novios... Pero fue Carlos quien se la quedó. Se sintió tentado a acercarse, y al fin y al cabo, Carlos aún tardaría, pues Ana vivía en la otra punta de la ciudad. Caminó hacia ella, la cogió por el talle desde detrás, y le besó la nuca.

Ana sintió un escalofrío. Sentía un cariño especial hacia Luis, y había que reconocer que el divorcio le había sentado bien. Estaba guapo, y parecía que aquel traumático proceso le había hecho más maduro, más sabio, nada que ver con la infantilidad que le caracterizaba en el instituto e incluso en la facultad. Por un momento pensó en dejarse llevar. Sin embargo, le vino a la cabeza como una visión de sí misma, anciana, encorvada por el peso de la culpa. Se vio lamentándose por no poder mirarse con la frente bien alta al espejo sin nada que reprocharse. Lamentando no poder terminar su vida sabiendo que había pasado por ella siendo lo más feliz que pudo sin hacer mal a nadie, sobre todo a quien quería y la quería. Y mientras retiraba las manos de Luis de su cintura y, negando con la cabeza, le dejaba claro que no le otorgaba permiso para continuar, pensó: "Solo se vive una vez".





lunes, 3 de noviembre de 2008

G-20


Una vez más creo que nos equivocamos en el tema de discusión.
Últimamente el tema es si España debe estar en el G-20, si el Gobierno hace lo suficiente por estar etc...Para mí, el debate en el tema del G-20 es otro.
El asunto que tal vez deberíamos estar discutiento es el agravio a los principios democráticos que supone ese club.
¿A santo de qué puede esta autoproclamada élite reunirse a tratar los asuntos del mundo y acordar medidas y políticas que afectan a todos los países?
No me gustaría parecer desonfiado, pero creo que es bastante probable que lo que este pequeño grupo decida hacer o no hacer responda fundamentalmente a sus intereses, y no precisamente a los del resto de cientos de países del mundo.
¿Alguien se imagina que en su comunidad de vecinos los dos o tres más ricos se reunieran por su lado y decidieran por ejemplo si la calefacción será central o individual, o si es más conveniente poner un ascensor o gastar ese dinero en un sistema que permita reducir las fugas y ahorrar en la factura del agua? . Parece impensable ¿no?. Pues opino que eso es lo que ocurre con este grupo. Por cierto opino también que seguramente en dicho supuesto, al rico vecino del sexto piso, le importa más subir cómodamente en ascensor que la factura del agua...

Obviamente, yo creo que es mejor estar que no estar en el ajo. Pero sinceramente, es un debate que no me importa tanto como el otro.
Y me importa porque creo que una de las cosas que se han puesto de manifiesto claramente a propósito de la famosa crisis, es que la economía, mejor dicho, un tipo de economía se ha globalizado a toda velocidad, operando de manera difusa y borrosa por todos los rincones del mundo sin ninguna autoridad clara que vigilara los posibles excesos o negligencias. Creo que es más que evidente que hace falta una autoridad política global que someta a principios y a normas a la economía global. Necesitamos un Gobierno Mundial, un Parlamento Mundial, un Tribunal de la Competencia Mundial, para que el capitalismo no pueda por un lado aprovecharse de las fronteras que mantiene para las personas pero derriba para sus movimientos, no pueda aprovecharse de la contraposición de intereses particulares de cada país (los jerifaltes de Renault se estarán frotando las manos viendo la pelea entre Francia y España por retener en sus respectivos territorios sus fábricas...), no pueda en suma, aprovecharse del vacío legal global.
Y la cosa es que esa especie de Gobierno Mundial ya está gestado. Se llama Organización de Naciones Unidas, y aún con todos sus defectos, a mi juicio es el único organismo legítimo para tratar las cosas del mundo, las que afectan al planeta, no solo al grupo de los más poderosos (y los amigos a los que necesitan, a los que llaman emergentes...).
Para mí este es el tema, no infantiles discusiones sobre si somos más o menos importantes. ¡Ay, ese mal entendido orgullo patrio! ¡Esa mezquina actitud de "estemos con los más fuertes"!
Yo me enorgulleceré de mi país y le tendré por importante si un día resulta ser el artífice o catalizador de un proceso que culmine con una ONU fuerte, operativa y eficaz mediante la cual, todos los países del mundo tengan voz y voto en el gobierno del mundo.
Mientras tanto, yo al G no le encuentro el punto...